IRLANDA

CATARATAS DE PALABRAS

CORTITA Y AL PIE

OTRAS YERBAS

COSECHAS

OTRA VUELTA

Ese día te quedaste en mí. Tenías la camisa a cuadros bordó y blanca, y un saco gris de lanilla haciendo juego. Llevabas el mate en una mano y el termo en la otra, la barba de unos días y el olor a pucho recién fumado.

Me escribiste y nos encontramos cerca del río. Hacía poco que había llegado a la nueva ciudad y te ofreciste a mostrarme tus lugares favoritos. Recorrimos el St Stephens Green, vimos la estatua de Oscar Wilde y entramos a la National Gallery of Ireland, desde donde estoy escribiendo.

Con tu voz suave y tu paciencia, me contaste tus aventuras en esta ciudad sin sol, pero con mucha energía. Me dijiste que, aunque la querías, sentías que era hora de un cambio. Te dije que no cuando me invitaste a vivir a Paris con vos, tiempo después. ‘Huele mal’, fue mi excusa. No supe decirte lo que me pasaba: tenía miedo.

Hoy recorro la ciudad y me acuerdo de la pizza en el City Hall, el restó de tapas donde confesamos nuestro amor por Madrid y el ramen en William Street. ¡Qué asombroso te pareció el día que lo comiste por primera vez! ¿Es una sopa o un guiso?, preguntaste y me reí.


También suelo pasar por el Merchants Arch, a ver si te encuentro parado, de espalda al arco, con tu camisa a cuadros, el mate en la mano y tu sonrisa entre dientes, esperándome para dar otra vuelta por la ciudad.

Septiembre 2020

Sí este texto te gustó, te invito a leer

Tiempo de florecer

Tiempo de florecer

Tomillo menta perejilCaminar observar sentirFrutillas manzanas tomatesTristeza amor compasión....

El Petirrojo

El Petirrojo

Hablé con un petirrojo esta mañana. Se posó en la rama del árbol, Y espío por la ventana. Su pecho...

El campo

El campo

Vivo en el campo rodeada de vacas, ovejas y chanchos con sus inconfundibles sonidos y olores. Una...

El barrio en cuarentena

El barrio en cuarentena

No lo puedo evitar: soy chusma. Me gusta ver qué hacen mis vecinos/as en su cuarentena. No sé si...

De lluvias y dudas

De lluvias y dudas

Los días en Dublín son como el tiempo en la isla esmeralda: inestables. Un día estás bien y...

ANHELO DE CUARENTENA

ANHELO DE CUARENTENA

La batalla de los DJs en el jardín arranca después del mediodía. Antes, ya escuchamos el panorama...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *