IRLANDA

CATARATAS DE PALABRAS

CORTITA Y AL PIE

OTRAS YERBAS

COSECHAS

El juego de la casita

Cuando era chica, la diversión en el jardín era recolectar caracoles de la enredadera que separaba el patio del resto del barrio. Tiempo después, pondrían rejas.

En ese entonces, me fascinaba sumergirme en ese mundo lento y húmedo, mover los caracoles de lado a lado, desafiar a la naturaleza.
El juego de la casita no era para mí.

Hoy, el caracol me recuerda que siempre tendré en mí lo que necesito, que es posible vivir sin prisas, que la naturaleza es una aliada, y que sigue habiendo ciertos juegos que no son para mí. ¿O sí?

Sí este texto te gustó, te invito a leer

Tiempo de florecer

Tiempo de florecer

Tomillo menta perejilCaminar observar sentirFrutillas manzanas tomatesTristeza amor compasión....

Las estaciones

Las estaciones

Querido cuerpo, pronto se terminarán los días de mirar por la ventana. Es temporal. Los árboles...

El ritual de verano

El ritual de verano

El tablón de madera,la estación de trabajo. Pelar los duraznos,meterlos en los frascos,llenarlos...

Ese sentimiento mundial

Ese sentimiento mundial

No quería ver el Mundial. Que no puedo prestar atención al partido, que no entiendo cuándo es...

Villaverde de Abajo

Villaverde de Abajo

"Siga por la carretera, pase el puente, doble a la derecha y va a encontrar Villaverde de Abajo",...

Lucha cotidiana

Lucha cotidiana

En el bus regreso a la casa, la escena se repite. Cabezas gachas, cabeceando, intentando luchar...

Aquí y ahora

Aquí y ahora

El sol simula asomarse, la brisa sigue siendo fría. Se escuchan los barcos en el fondo, el paso...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *