IRLANDA

CATARATAS DE PALABRAS

CORTITA Y AL PIE

OTRAS YERBAS

COSECHAS

Ese sentimiento mundial

No quería ver el Mundial. Que no puedo prestar atención al partido, que no entiendo cuándo es falta, offside, penal … Las excusas que dije cuando los días previos al primer partido, mi amiga Chasco me escribió para preguntarme dónde íbamos a ver el encuentro contra Arabia Saudita. Todo el tiempo dije que jugábamos contra Jordania; porque tampoco presto atención a la geografía.

Tuve la fortuna, o la cábala, de ver cada encuentro en diferentes lugares y con diferentes personas.

El primero con mi hermana, madre y amiga, días previos a mi casamiento. El segundo con mi flamante esposo, a quien no le interesa el deporte, pero estuvo ahí para acompañar. Los dos, en Irlanda.

Contra Polonia, en Madrid, a horas de viajar para Argentina, donde me esperaban días de consultas médicas e intervención quirúrgica.

En esos días, ver a la Scaloneta me hacía dejar de pensar en el miedo que la nueva experiencia médica me generaba y disfrutar del fútbol. ¿Quién lo diría?

El encuentro contra Australia, en la casa de mi hermano con mi familia, en Mar del Plata, mi ciudad favorita y la cuna del Dibu. Mi sobrina alentó a la Selección y también se asustó cuando gritamos el gol.

Los siguientes encuentros en Cipolletti, mi ciudad natal. Uno con mi mamá, nosotras solas y sufriendo por penales. Croacia, con mis amigas de la infancia, entre charlas, mate, palmeritas y helado.

El domingo de la final con mi papá y mi mamá, comiendo chorizos y relatando el partido a mi padre, ya que su visión denota el paso de sus años.

Nervios, gritos, salir a tomar aire al patio, mi mamá que se puso a coser, mi papá enfrente del televisor, dolor de panza, mandar stickers a las amigas, sentir ganas de llorar, ver a Messi besar la copa dorada, ir a la plaza a revolear la bandera, sentir ganas de llorar otra vez, muchaaaaaachos, el que no salta es un inglés, sooooy argentina, ver a la infancias con las camisetas: «la oficial, la trucha, la inventada, la imaginaria».

No es exitismo, no es fútbol, es algo más. Es encuentro. Es trabajo colectivo, es creer que algo es posible, es anécdota, llanto, risa. Es recuerdo. Orgullosamente diré que me scalonizé.

Sí este texto te gustó, te invito a leer

Tiempo de florecer

Tiempo de florecer

Tomillo menta perejilCaminar observar sentirFrutillas manzanas tomatesTristeza amor compasión....

Las estaciones

Las estaciones

Querido cuerpo, pronto se terminarán los días de mirar por la ventana. Es temporal. Los árboles...

El ritual de verano

El ritual de verano

El tablón de madera,la estación de trabajo. Pelar los duraznos,meterlos en los frascos,llenarlos...

El juego de la casita

El juego de la casita

Cuando era chica, la diversión en el jardín era recolectar caracoles de la enredadera que separaba...

Villaverde de Abajo

Villaverde de Abajo

"Siga por la carretera, pase el puente, doble a la derecha y va a encontrar Villaverde de Abajo",...

Lucha cotidiana

Lucha cotidiana

En el bus regreso a la casa, la escena se repite. Cabezas gachas, cabeceando, intentando luchar...

Aquí y ahora

Aquí y ahora

El sol simula asomarse, la brisa sigue siendo fría. Se escuchan los barcos en el fondo, el paso...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *